¿Cómo purgar radiadores? ¡Tú mismo lo puedes hacer!

  • Por jeannette.bain
  • Publicado hace un mes

Lo primero que debes saber es que, como regla general, los radiadores se deben purgar al menos una vez al año, idealmente durante el otoño y previo a las temperaturas más bajas del invierno.

Sin embargo, también hay dos señales claves con las que puedes identificar que tu radiador necesita ser purgado:

  1. Si el radiador no se calienta como debería.
  2. Si escuchas ruidos raros o de goteo en el radiador, cada vez que este está en su trabajo de calefacción.

La buena noticia es que purgar radiadores es muy fácil y lo podemos hacer en nuestros hogares para ahorrar dinero, optimizar el consumo de energía y cuidar nuestro sistema de distribución de la calefacción.

El purgador es una pequeña válvula ubicada en uno de los extremos superiores del radiador y puede ser manual o automático. Cuando el purgador es manual quiere decir que nosotros debemos realizar el purgado. Acá te contamos cómo:

  1. Asegúrate de tener a la mano un destornillador de punta plana (o el que necesites según tu radiador) y un envase.
  2. Identifica el radiador más cercano a la caldera, ya que este debe ser el primero que vas a purgar.
  3. Coloca el destornillador en la hendidura del centro de la válvula y gírela suavemente. Si el radiador tiene aire, escucharás un suave ruido saliendo de interior.
  4. A la vez, coloca el envase por debajo de la válvula. Cuando observes que empiezan a salir gotitas de agua, puedes cerrar el purgador.
  5. Repite este proceso en todos los radiadores del hogar.
  6. Revisa la presión de la caldera, ya que esto es necesario para que funcione adecuadamente.

Incluye en tus actividades de esta semana “purgar radiador”, y garantizarás la eficiencia de tu sistema de calefacción para este próximo invierno.

¡Ante cualquier duda, contacta con una persona que te pueda ayudar a realizarlo!


Productos Destacados